HOLA, VUELVO A SER GAL·LA


Nací el veinitisete de junio de mil novecientos noventa y tres en Barcelona. Cuando tenía dos años nos mudamos con mis padres a mi pueblo, Horta de Sant Joan. Soy hija única. Siempre quise tener una hermana gemela, pero nunca llegó. De pequeña me apuntaron a piano, porque la música es importante; a patinaje artístico, porque era muy patosa; a pintura, porque era en la natura y a balet, porque yo quería. Mis juegos preferidos eran alfanova, mi tejedora, y quién es quién. Me criaron libre, entre las calles y la pescadería de mi madre.